Entradas

José Antonio Álvarez_2

José Antonio Álvarez, Secretario General de Droniberia. “Para el sector inmobiliario, los drones ya ofrecen muchísimas posibilidades que suponen una optimización de las metodologías tradicionales y un gran ahorro de costes”

Los Drones serán en España una actividad transversal que afectará a multitud de sectores, entre ellos, el inmobiliario. El secretario general de esta organización explica en esta entrevista algunas de las claves para la optimización de costes en este sector y su utilización.

-¿Quiénes usan drones en el sector inmobiliario?

Fundamentalmente empresas que trabajan en el sector, tanto promotoras, constructoras, empresas de reformas como agente inmobiliarios. Es verdad que últimamente también las comunidades de vecinos están empezando a realizar inspecciones y vigilancia con los Drones pero en un porcentaje menor en operaciones que el resto.

-Para qué se usan drones, ¿cuál es la utilidad que se le está dando?

  1. Control y seguimiento de obras. La supervisión técnica de obras realizada con drones permite realizar un proyecto visual específico y esquemático del estado de la construcción, materiales o maquinaria.
  2. Establecimiento de obra. Posterior a la nivelación del terreno, las imágenes aéreas proporcionan un plano fotográfico para planificar la obra con un correcto desarrollo del proceso constructivo. Con programas informáticos de tratamiento de imagen, se obtienen imágenes de áreas extensas sin perder resolución, que es una data muy útil para obra civil. Las imágenes se importan a un software para procesarlas y efectuar mediciones
    3. Servicios cartográficos.
    A través de diversos vuelos sobre extensas superficies de terreno, se obtienen fotografías, películas y geometrías de todos los accidentes y aspectos del terreno en los levantamientos topográficos, como líneas de nivel, índice de reflectancia, medición de áreas y volúmenes, e informes visuales aéreos de avance de obras.
  3. Inspección técnica con seguridad. Tanto en edificaciones como en construcción, las inspecciones son necesarias. Según la geometría del edificio, puede resultar difícil acceder a ciertas zonas para su inspección, por lo que los drones resuelven este problema, haciendo fácil y económica una tarea y no comprometer la seguridad de las personas.
  4. Promoción inmobiliaria. Las imágenes aéreas promocionales actualmente son las nuevas formas atractivas de marketing de drones en el sector inmobiliario. La combinación de tomas aéreas con tomas interiores y videos timelapse de desarrollo del proceso constructivo brindan resultados óptimos, según especialistas de marca.

-¿Qué hacen los drones que de otra manera es imposible o difícil?

Los drones ya ofrecen muchísimas posibilidades que suponen una optimización de las metodologías tradicionales y un gran ahorro de costes en muchos sectores. No es que lo drones hagan cosas imposibles, lo que consiguen es prescindir del riesgo que un ser humano tendría en ciertas labores, con lo que ello conlleva. Además existe un ahorro de costes importante ya que se ahorra en estructuras, personal, seguridad, etc….

-¿Sabéis si se consiguen más visitas a las promociones de viviendas, en qué porcentaje pueden aumentar las visitas?

Para constructores y promotores podemos estar hablando de una reducción de entre el 20% y el 30% sobre los costes aplicados para este tipo de actividad. En cuanto a la venta de los inmuebles calculamos que una promoción permite incrementar a los clientes las ventas o alquiler de sus viviendas en un 35% con respecto a las viviendas en venta que solo muestran fotos, vídeos con móviles o panorámicas en gran angular. El agente inmobiliario para ofrecer una exclusiva tiene que ofrecer previamente un servicio exclusivo al propietario. Con este servicio se puede maximizar el valor de las propiedades, y, por supuesto, éstas destacarán por encima de otras.

-¿Desde cuándo el sector inmobiliario usa drones?

En España, concretamente la ley que regula el tráfico aéreo no tripulado en España es de 2014 pero los drones se vienen utilizando en nuestro país desde un poco antes ya que le ley siempre va por detrás de la realidad.

-¿Coste del servicio? ¿Cuánto cuesta contratar uno?

Esto depende mucho de las funciones que quieras que realice el dron o si lo quieres comprar o alquilar. Existen precios de compra de unos 1.500 euros y que cuesta mantenerlo al año unos 400 euros y existen drones de siete kilos de peso y que cuestan 11.000 euros capaces de llevar cámaras para grabar con la calidad de cine. También puedes alquilar desde 250 euros la hora con el dron más básico hasta herramientas más sofisticadas con una autonomía de 45 minutos que puede costar unos 750 euros la hora.

-¿Creéis que su uso crecerá en los próximos años ..?

Los Drones serán en España y son en extranjero una actividad transversal que afectará a multitud de sectores, entre ellos: teledetección, salvamento, vigilancia de fronteras, agricultura de precisión, transporte de mercancías (y personas), eficiencia energética, control de plagas, defensa, seguridad, etc. Desde luego hay sectores mucho más sensibles a estas nuevas herramientas por el abaratamiento de costes que conllevará. La inspección y vigilancia aérea, con unos costes elevados al necesitar de aviones o helicópteros, verán un mundo lleno de posibilidades al ahorrar tiempo y dinero, evitando también riesgos humanos. En cuanto al sector de la construcción, lo mismo, ayudando en analizar con todo detalle este tipo de obras, descubriendo pequeños desperfectos que hasta ahora eran prácticamente imposibles de detectar. Estimaciones del sector apuntan que la industria de los drones moverá hasta el año 2035 más de 11.000 millones de euros y generará más de 17.000 empleos en Europa.

boletin

Droniberia, asesor de AESA en la nueva normativa de Drones, apuesta por un crecimiento rápido del sector tras la nueva directiva

El Consejo de Ministros acaba de aprobar el Real Decreto que desarrolla y amplía el marco normativo adoptado inicialmente por la Ley 18/2014 para la realización de actividades con aeronaves pilotadas por control remoto (drones). Los profesionales podrán volar sobre poblaciones, personas, en espacio aéreo controlado y de noche, tras presentar un estudio de seguridad y con autorización previa de AESA

Droniberia, primera Asociación de Empresas de Drones de España y asesor de AESA en la comisión de comunicación y divulgación de la normativa, apuesta por un crecimiento rápido del sector tras la nueva directiva. El Consejo de Ministros aprobó el viernes pasado el Real Decreto que ampliaba el marco normativo del 2014 para la realización de actividades con aeronaves pilotadas por control remoto (drones), impulsando así el crecimiento de un segmento emergente, íntimamente ligado al desarrollo y a la innovación tecnológica. La aprobación en 2014 de un marco regulador temporal para la realización de actividades con drones ha facilitado el desarrollo de este sector emergente. Prueba de ello es que en tres años se han habilitado en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) casi 3.000 operadores, 3.693 pilotos y 4.283 drones, lo que pone de manifiesto la creciente relevancia de esta nueva actividad, a la que además también se dedican en España 74 escuelas de formación y una veintena de fabricantes.

La nueva norma establece los requisitos para que los operadores de drones puedan desarrollar de forma segura actividades en entornos en los que hasta ahora no era posible hacerlo, como el sobrevuelo en las inmediaciones de edificios, reuniones de personas al aire libre y vuelos nocturnos, aunque para ello será necesario realizar un estudio de seguridad de la operación y tener una autorización previa de AESA, entre otros requisitos. También se permiten operaciones en espacio aéreo controlado, aunque en este caso, se precisarán requisitos de formación del personal y de los equipos, así como un estudio aeronáutico de seguridad coordinado con el proveedor de servicios de tránsito aéreo y la previa autorización de AESA.

Asimismo, establece las condiciones que deben cumplir las organizaciones de diseño, fabricación y mantenimiento de este tipo de aeronaves, así como los requisitos de formación para su pilotaje, todo ello en términos equivalentes a los marcos normativos existentes en otros países europeos. Este Real Decreto contiene además medidas relativas al uso recreativo de los drones, estableciendo una serie de limitaciones destinadas a garantizar la seguridad del espacio aéreo y de la ciudadanía. Adicionalmente, y dada la especial afectación a la seguridad pública que puede implicar el uso de este tipo de aeronaves, el nuevo Real Decreto incorpora una serie de disposiciones complementarias como que se comunicará con anterioridad al Ministerio del Interior la ejecución de operaciones sobre aglomeraciones y zonas urbanas, y que por motivos de seguridad pública, las autoridades competentes en la materia podrán limitar la operación de drones.

“Ésta nueva normativa convergerá con la que se está preparando en la Unión Europea donde se propone la creación del espacio comunitario (U-space), donde el control de tráfico aéreo sería automatizado para todos los drones de menos de 150 kilos que vuelen por debajo de 150 metros de altura. El espacio aéreo serviría para delimitar la zona por la que pueden volar estos vehículos y prohibir en ella otro tipo de aparatos. El sistema también podría enviar información a los Drones autónomos para evitar colisiones. Además, la Comisión propone la creación de un Registro Europeo de Drones. Esta propuesta de regulación, que se espera que la ley definitiva entre en vigor el año 2019”, explica José Antonio Álvarez, secretario general de Droniberia.

Droniberia venía demandando, y así se lo ha hecho saber al Gobierno participando en las comisiones como asesores de AESA en la comunicación y divulgación de la normativa, entre otras áreas, que una ampliación de la ley permitiría convertir a los Drones en una actividad transversal que afectaría a multitud de sectores, entre ellos: teledetección, salvamento, vigilancia de fronteras, agricultura de precisión, transporte de mercancías (y personas), eficiencia energética, control de plagas, defensa, seguridad, etc. “Desde luego hay sectores mucho más sensibles a estas nuevas herramientas por el abaratamiento de costes que conllevará. La inspección y vigilancia aérea, con unos costes elevados al necesitar de aviones o helicópteros, verán un mundo lleno de posibilidades al ahorrar tiempo y dinero, evitando también riesgos humanos. En cuanto al sector de la construcción, lo mismo, ayudando en analizar con todo detalle este tipo de obras, descubriendo pequeños desperfectos que hasta ahora eran prácticamente imposibles de detectar”, confirma José Antonio.

Droniberia, primera Asociación de Empresas de Drones de España, es la única asociación con un peso específico en la sociedad para cambiar la reglamentación e influir en las instituciones. De hecho, se creó para ser la patronal del sector aglutinando a fabricantes, pilotos y operadores de Drones de toda España. Un interlocutor válido ante las instituciones para poder ayudar a entender, legislar y regular esta nueva herramienta que se utilizará de forma habitual en los próximos años. La asociación está inscrita como organización sectorial en la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM), cuenta con 13 socios fundadores y un presidente de relevancia en el sector: Francisco Cal Pardo. Ingeniero Industrial, Licenciado en Ciencias Económicas y Máster en Organización Industrial y Administración de Empresas ha ocupado importantes cargos en las principales empresas públicas del país como AENA o RENFE, en otras de carácter privado como Grupo Unión Fenosa, Tecniberia y ha ostentado la presidencia de tres asociaciones empresariales.